15 de diciembre de 2018

Notas sobre la Novena de Navidad

Siempre he querido rezar alguna Novena de Navidad para prepararme mejor. Y este año me he metido en un verdadero problema. Ya que creé un grupo de whatsapp e invité a todos mis contactos católicos para que la hiciéramos. Pensé utilizar como en otras ocasiones, las novenas que había rezado en Aciprensa, en concreto esta. Pero a unos días de ir preparándola con negritas, cursivas, especios para whatsapp, me percaté que estaba en un lenguaje arcaico, con ciertos dejes latinoamericanos a los que no estamos acostumbrados y con frases con una estructura alambicada. Por lo visto es una tradición más latinoamericana que española. Ellos la llaman también Novena de Aguinaldos. Tiene muchas oraciones a Dios Padre, al Niño Jesús, a San José. El problema es que al invitar a tantas personas, cada una tiene un camino recorrido en su fe, algunas muy piadosas y formadas, otras en cambio más frías y distantes. En esos caso, considero que lo mejor es una tábula rasa partiendo por bajo.

Para ello, me he propuesto hacer una Novena que si bien tiene algunas oraciones, predomina la meditación y la instrucción. Porque estas navidades tengo la determinada determinación de no dejarme arrastrar por todo aquello que me aleja del sentido auténtico de la navidad, que no es otra cosa que celebrar el Nacimiento de Jesús nuestro Salvador. En el fondo he tratado de hacer una novena que me hubiese gustado encontrar. No sé si les gustará a la mayoría o no, si les servirá o no, ni siquiera si la realizarán o se quedarán en el grupo por compromiso. Aunque escribí bien claro que la gente podía abandonarlo, en la libertad de los hijos de Dios.

Y si bien, estos días tenemos compromisos familiares y de amistades, si no estamos en vela y oración, podemos caer en toda clase de desviaciones materialistas, consumistas, vanidades superfluas, comilonas, borracheras, etc. que tanto se prodigan en estas fiestas. Al final es la mayor desvirtuación de esta santa celebración.

La Novena comienza el 16 y termina el 24 de diciembre.

Lo he estructurado de esta forma:

1.Santiguarse. Comenzar siempre con la señal del cristiano.

2.Invocación al Espíritu Santo. Siempre me ha gustado el Ven Espíritu Santo, ven por María. Veni Sancte Spíritus, veni per Maríam.
Fue una jaculatoria muy usada por el P. Luigi Giussani, fundador de Comunión y Liberación. Don Luigi defendía que esa fórmula sintetiza todo el dogma cristiano. Es importante reseñar que no fue inventado por él, sino que es una oración tradicional antigua. 

Para mi, es una invocación que alude al Anuncio del Ángel, el Fiat de María, a la Venida del Espíritu Santo sobre María, donde se produce el acontecimiento histórico-salvador de la Encarnación del Logos, del Verbo de Dios, en el seno purísimo de María Santísima. Lo que conlleva el misterio de la unión hipostática, el Anuncio del Reino de Dios, la futura redención en la Cruz.

3.Meditación. Esta vez la he extraído de la novena de navidad del blog miles christi. Aunque he tratado de adaptarlo a un lenguaje más accesible y he simplificado oraciones, que a mi juicio eran muy alambicadas.
4.Instrucción. Es necesario que recordemos la importancia del Misterio de la Encarnación de Dios que tendrá su culmen en la fiesta de su Nacimiento en Belén. Para ello, creo conveniente hablar de la unión hipostática, explicar algo de las antífonas mayores de adviento como títulos mesiánicos del Breviario, tener presente la expectación de la Segunda Venida, el comulgar en estas fechas como si recibiéramos a Jesús como un bebé, etc.

5.Oración. Salvo el 16 y 23, el resto de los días, son las Antífonas de Adviento de cada día.

6.Propósito. ¿Qué virtudes, sacrificios y penitencias vamos a realizar con amor, para preparar la venida del Señor a nuestros corazones? Lo importante no son las grandes obras, sino las pequeñas hechas con amor. Podemos incluso, imaginar como esas acciones se materializan para acoger a Jesús en forma de regalo: podemos ir preparando unos patucos, una manta, un peluche, una cuna, etc.

A este propósito decía San Juan de la Cruz:
Más agrada a Dios una obra, por pequeña que sea, hecha en escondido, no teniendo voluntad de que se sepa, que mil hechas con gana de que las sepan los hombres. Porque el que con purísimo amor obra por Dios, no solamente no se le da nada de que lo vean los hombres, pero ni lo hace porque lo sepa el mismo Dios; el cual, aunque nunca lo hubiese de saber, no cesaría de hacerle los mismos servicios con la misma alegría y pureza de amor.

8 de diciembre de 2018

Potuit, decuit. Ergo fecit.


Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María

Deus Pótuit, decuit. Ergo fecit.
Pudo, convenía. Luego lo hizo. Beato Juan Duns Escoto

Dios podía hacer a su Madre Inmaculada, convenía que lo hiciera por su misma honra, por lo que lo hizo.

Regina sine labe origináli concépta. 
Ora pro nobis
Reina concebida sin pecado original.
Ruega por nosotros.

Oración
Himno cristiano del siglo IV. El texto está tomado en parte del libro de Judith y en parte del Cantar de los Cantares

Tota pulchra es, María!
Et mácula originális non est in te.
Tu, glória Ierúsalem. Tu, lætítia Israël.
Tu, honorificéntia pópuli nostri. Tu, advocáta peccatórum.
O María! Virgo prudentíssima! Mater clementíssima!
Ora pro nobis. Intercéde pro nobis ad Dóminum Iesum Christum.

Eres toda Pura, María!
y el pecado original no está en ti.
Tu, la gloria de Jerusalén, tú, alegría de Israel.
Tú, honor de nuestro pueblo. Tú abogada de los pecadores.
¡Oh! María, Virgen prudentísima, Madre clementísima.
Ruega por nosotros, intercede por nosotros ante Nuestro Señor Jesucristo.

22 de noviembre de 2018

Apunte 1



La Liturgia se puede asemejar a una gran catedral por su fuerza artística, su firmeza, su belleza y su constante remisión a Dios. Pero para iniciar el camino que me propongo, prefiero la imagen de una montaña para la Liturgia tridentina.

            En ese  camino para caminantes nos puede traer a la memoria imágenes como la Iglesia Peregrina (y militante), el homo víator, la ascesis necesaria para la mística (Subida al monte Carmelo), etc. Pero en este caso, como la Misa es la renovación incruenta del Sacrificio de Jesucristo en la Cruz, en el monte Gólgota (conocido también como el Calvario), creo que es lo más acertado posible.

            Sin duda, todas los ascensos suelen tener un sabor áspero, seco, costoso y sobrio. Aunque en el caso de las montañas, tenemos el consuelo de la belleza que nos circunda Análogamente podríamos decir que los primeros contactos con la Misa tradicional, nos resultan ásperos y sobrios. Si tenemos la suerte de una Misa cantada, sentiremos la belleza que nos circunda. Pero aún así, no es suficiente. No al menos para nosotros. Y me explico. Debido a que estamos acostumbrados a la liturgia de la Misa nueva, en la que nuestros sentidos, sobre todo el oído y la vista, están sobre-estimulados, con rara vez momentos de silencios, nos podemos sentir defraudados. Otro aspecto es nuestro desconcierto al creer erróneamente que requerimos una participación externa para que sea activa. Ya iremos desgranando como las disposiciones del orante son más importantes. También hay que decir que desde los comienzos del movimiento Litúrgico, con San Pío X y Dom Guéranger, entre otros, se anima al feligrés que participe con los mismos sentimientos que el sacerdote:
“Tienes que asociar tu corazón con los santos sentimientos contenidos en estas palabras (oraciones), y de ese modo debes de seguir todo lo que ocurre en el Altar”. San Pío X

¡Pero no nos desalentemos!
Si después de nuestra experiencia decepcionante con las primeras tomas en la Misa tradicional, pero seguimos acudiendo es porque confiamos en la sabiduría de la Santa Madre Iglesia que la ha ido celebrando casi durante 1500 años. (Aunque sus orígenes son Divinos y no tiene un autor humano, ya que proviene de la tradición apostólica, es decir transmitida por Jesucristo Sumo y Eterno sacerdote a los apóstoles; y continuada ortodoxamente (sana doctrina) por los Padres de la Iglesia).
Y es en este Ordinario de la Misa que tantos santos se han santificado, poniendo toda su vida alrededor de la misma.

Mi propósito: acompañarte en esta santa peregrinación.

La liturgia es tierra sagrada. Por ello, no solo deberás descalzarte, sino que tendrás que agachar la cerviz para entrar. Y no solo eso, tendrás que entrar por la puerta estrecha. Un poco de ascesis no nos vendrá mal. En estos pequeños sacrificios nos unimos al Sacrificio de Cristo en cada misa.
Mi propósito es el de poner pequeñas meditaciones, píldoras digamos, para que vayamos descubriendo los grandes tesoros y riquezas que esconde es ascenso de la montaña. Riqueza que trataré de presentar en un equilibrio entre erudición y piedad.
Sin duda no se puede amar lo que no se conoce. Y es necesario, para el deseo de radicalidad sana del Evangelio que tiene todo joven, sea colmado. Por ello, como digo anteriormente, os acompañaré en las ascesis que precede a la mística en el estudio, oración y meditación profunda que recorreremos.
No me olvido de la cima. Y no es otra que servir, amar y adorar como Dios quiere. Y así lo ha establecido con el Vetus Ordo Missae. Y la Esposa del Cordero, la Iglesia, ha ido procurando ser fiel a ese espíritu. Tenemos que purificarnos de los supuestos derechos del hombre para con Dios. A veces oímos frases tales como, tengo derecho a comulgar, tengo derecho etc… Estamos equivocados. Que nuestra brújula en el ascenso sea el teocentrismo. Aquí estamos hablando de los Derechos de Dios, Ius Divinum, y nuestros deberes como cristianos: adorarlo cultualmente como Él ha establecido.

También otro de los objetivos de este libro es purificar las intenciones para tener las debidas disposiciones para aprovechar todos los inmensos tesoros de gracias y bienes de la Misa.

            Por eso la primera cautela para el contacto con la Liturgia, es comenzar olvidándonos de nosotros mismos, para que comience la capacidad de asombro.

Apuntes 1

Frase eclesial teresiana

 
Estáse ardiendo el mundo, quieren tornar a sentenciar a Cristo —como
dicen— pues le levantan mil testimonios, quieren poner su Iglesia por el suelo,
¿y hemos de gastar tiempo en cosas que por ventura, si Dios se las diese,
tendríamos un alma menos en el cielo? No es, hermanas mías, no es tiempo de
tratar con Dios negocios de poca importancia’.
Paréceme que mil vidas pusiera yo para remedio de un alma de las
muchas que veía perder. Y como me vi mujer y ruin e imposibilitada de
aprovechar en lo que yo quisiera en el servicio del Señor, que toda mi ansia
era, y aún es, que pues tiene tantos enemigos y tan pocos amigos, que ésos
fuesen buenos, determiné a hacer eso poquito que era en mí, que es seguir los
consejos evangélicos con toda la perfección que yo pudiese, y procurar que
estas poquitas que están aquí hiciesen lo mismo’
Teresa de Jesús, Camino de Perfección, 1
 
 

21 de noviembre de 2018

Semper fidélis!

El ser humano necesita expresar en categorías ideas para poder entenderlas mejor. Respecto a la posición y vivencia de la fe, dentro de la Iglesia, encontraremos expresiones tales como:

HETERODOXOS:
ateo / agnóstico / hereje / filosocialistas cristianos / filoprotestante católico / Kikos / filojudaizantes católicos /  progresaurios / modernistas / (léase si prefiere de derecha a izquierda)

En el otro espectro encontramos:

ORTODOXOS:
Sana y recta doctrina. No hablamos de las iglesias ortodoxas orientales.
Conservadores (también llamados neocon o neoconservadores) / tradicionalistas (sic) (en mi humilde opinión lo correcto sería tradicionales, ya que el tradicionalismo fideísta fue condenado en el CVI).

Si bien, no podemos caer constante en ese lenguaje hegeliano. Porque al fin y al cabo, lo que debemos es ser fieles al Magisterio de la doctrina católica que interpreta correctamente las fuentes de la revelación que son las Sagradas Escrituras y la Sagrada Tradición.

¡SER FIELES!
¿Acaso son fieles los que no siguen las rúbricas en aras de una creatividad mal entendida? Y un largo etcétera que va desde la liturgia a las cuestiones de fe y moral. Quien tenga ojos que entienda.

Por eso quiero resaltar dos capturas de pantalla, de las cuales me adhiero completamente.

La primera es de Don Minutella, sacerdote fiel al Magisterio. Y debido a que es crítico ante las constantes insinuaciones, silencios, inacciones o acciones heterodoxas de este papado, ha sido misericordiado. Mientras que otros sacerdotes, obispos y cardenales son infieles y heterodoxos, no solo no son corregidos, sino que son en muchos casos parte del grupo que asesora al Papa. En la gran crisis arriana del siglo IV, en que casi toda la iglesia era herética, San Atanasio fue también excomulgado.


 
Y la tercera imagen corresponde a la bitácora personal de Fray Filemón, Ipsi Gloria.


19 de noviembre de 2018

Missa Novus Ordo. Distinción: validez y/o conveniencia.


Acerca del post de Fray Filemón:Asistiendo a la Misa del Novus Ordo postconciliar.

El feligrés tradicional en comunión con Roma (descartamos los sedevacantistas y los filolefebvristas), que por diversas circunstancias, solo puede acudir a la Misa Nueva o Misa del Rito Romano de la forma ordinaria (También conocida como Missa Novus Ordo, misa de Pablo VI, también mal llamada como “Asamblea del Pueblo de Dios”, Eucaristía (Eucaristía es la acción de gracias. Es solo una parte de la Misa. Palabra muy usada para referirse a la Misa en el Camino Neocatecumenal, ya que ellos no creen en la renovación real e incruenta del Sacrificio de Cristo), “la Cena del Señor”)puede enfrentarse a un problema de escrúpulos, ante la validez de esa forma ordinaria.

Esa actitud de desconfianza puede caer en la psicastenia[1]. Es decir ansiedad, angustia, rechazo, dudas, etc.

VÁLIDO Y CONVENIENTE:

Pero el matiz fundamental es saber distinguir entre lo válido y lo conveniente de la Misa Nueva.

¡.¿La Misa nueva es válida? SÍ. Siempre y cuando:
-El sacerdote esté ordenado válidamente.
-Las especies eucarísticas sean trigo y vino.
-Pronuncie correctamente la fórmula de la transubstanciación. A pesar que no expresa el Mysterium fidei al no usar la vox secreta, tiene la ventaja de oir claramente si el sacerdote pronuncia o no las palabras consagratorias.

A pesar de que haya abusos litúrgicos, sacrilegios, errores, creatividades, insumisión a las rúbricas, etc. Es válida cuando se cumplen los puntos anteriores.
Por ello conviene con cautela que el fiel asista con las mejores disposiciones.


2.La Misa nueva, ¿es conveniente?
-Aquí entramos realmente en la cuestión que tantos ríos de tinta ha desatado.

¿Es realmente la Misa nueva expresión del Dogma Católico?
¿Por qué se asemeja a oficios litúrgicos protestantes? ¿Expresa el Sacrificio real e incruento de Jesucristo? ¿Es la expresión amplificada de la Tradición?

LA TERCERA VÍA: REFORMA DE LA REFORMA.
Aquí entraría en debate la tercera vía:
1.Misa de la forma extraordinaria – feligrés tradicional (en mi opinión no es correcto utilizar tracionalISTA por el CVI, en que fue denunciado por ser fideístas y rechazar la razón)

2.Misa de la forma ordinaria – feligrés de todo tipo: conservador, modernista, despistado, kiko, carismático, etc.

3.Misa de la forma ordinaria conservadora, siguiendo escrupulosamente las rúbricas e ir introduciendo poco a poco las pautas del Cardenal Sarah: que sea Ad Orientem, etc.
Sería lo que llegó a llamar Benedicto XVI la “reforma de la reforma”. Una especie de purificación y reorientación de la Misa nueva.
Aquí sin duda estaría el feligrés conservador. Podríamos encontrar a gente de Obra.




[1] Psicastenia = Neurastenia (neurosis)que se caracteriza por fobias, obsesiones, angustia, abulia, sentimiento de extrañeza ante el mundo o uno mismo e inhibición intelectual y social.
Para saber más sobre la Psicastenia - Mons. OCTAVIO NICOLAS DERISI : https://gloria.tv/text/apksEXuz2yS71WdYJqEnhxMSr

18 de noviembre de 2018

Cautelas para el católico escandalizado



Algunas reflexiones a vuela pluma, sobre el estado de crispación que vivimos los católicos tradicionales y conservadores sobre la situación eclesial y mundial. Los escándalos conducen a la perplejidad, la beligerancia iracunda y la falta de paz en nuestros corazones.
  
TAGS: Cuestión disputada. La conciencia privada VS error VS Corrección VS actitudes tradicionalistas

PREMISA:

La Iglesia siempre ha enseñado que el fuero interno de cada persona es sagrado. No se puede juzgar las intenciones, ya que solo Dios las conoce. Ahora bien, ¿qué debemos hacer para evitar el error?

ACLARACIÓN:
1. La conciencia y el fuero interno son sinónimos.

2. La conciencia es el núcleo más secreto y el sagrario del hombre, en el que está solo con Dios, cuya voz resuena en lo más íntimo de ella” (GS 16). CIC 1776

NUESTRA ACTITUD DEBE SER LA PERSEVERANCIA EN LA VERDAD, CON MANSEDUMBRE Y HUMILDAD:

Si estamos en la verdad es por una gracia divina especial, debido al error del mundo y de las cátedras (con sus silencios cómplices, perros mudos, acción/inacción/colaboración)

No debemos sentirnos especiales, ni elitistas, ni soldados de Cristo que justifique nuestra ira santa. Al contrario, temed y temblad

Este Tesoro lo llevamos en vasijas de barro. 2 Cor 4,7
Ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor Filipenses 2, 12-16

Ante la impetuosidad del joven que busca la radicalidad sana del Evangelio, ante tanta desvirilización litúrgica-dogmática… puede confundirse con agresividad y elitismo eclesial (desarrollan la exclusividad frente a la inclusividad). Necesidad de pertenecer a un grupo, son gregarios. Hace faltan Pastores de Almas que les encaucen y guíen.

La santidad es atractiva.

MILITANCIA TRADICIONAL
Cabe preguntarse que frutos tenemos, si los del Espíritu Santo o no:
La tradición de la Iglesia enumera doce: ‘caridad, gozo, paz, paciencia, longanimidad, bondad, benignidad, mansedumbre, fidelidad, modestia, continencia, castidad’ (Gálatas 5, 22-23)” (Catecismo, 1832).

Advierto mucha falta de paz, bondad, amor, etc. Por los escándalos eclesiales. La solución no es dejar de informarse, sino purificarnos constantemente contemplando la cruz de Cristo. Rezando por la salvación de las almas en la paz de Cristo. Debemos confiar más en la Providencia Divina.

EN  CUANTO AL ERROR:
1. Mi pueblo perece por falta de conocimiento. Oseas 4,6

2. Y Dios me dijo: Ve, y di a este pueblo: "Escuchad bien, pero no entendáis; mirad bien, pero no comprendáis." Haz insensible el corazón de este pueblo, endurece sus oídos, y nubla sus ojos, no sea que vea con sus ojos, y oiga con sus oídos, y entienda con su corazón, y se arrepienta y sea curado. Entonces dije yo: ¿Hasta cuándo, Señor? Y El respondió: Hasta que las ciudades estén destruidas y sin habitantes, las casas sin gente, y la tierra completamente desolada; hasta que el SEÑOR haya alejado a los hombres, y sean muchos los lugares abandonados en medio de la tierra. Pero aún quedará una décima parte en ella (N.P. REMANENTE FIEL), y ésta volverá a ser consumida como el roble o la encina, cuyo tronco permanece cuando es cortado: la simiente santa será su tronco. Isaías 6,9-13.

3. ¡Ay de los que llaman al mal bien y al bien mal, que tienen las tinieblas por luz y la luz por tinieblas, que tienen lo amargo por dulce y lo dulce por amargo! ¡Ay de los sabios a sus propios ojos e inteligentes ante sí mismos! ¡Ay de los héroes para beber vino y valientes para mezclar bebidas, que justifican al impío por soborno y quitan al justo su derecho! Por tanto, como consume el rastrojo la lengua de fuego, y la hierba seca cae ante la llama, su raíz como podredumbre se volverá y su flor como polvo será esparcida; porque desecharon la ley del SEÑOR de los ejércitos, y despreciaron la palabra del Santo de Israel. Por esta causa se ha encendido la ira del SEÑOR contra su pueblo, y ha extendido su mano contra ellos y los ha herido; los montes temblaron y sus cadáveres yacen como desecho en medio de las calles. Con todo esto, no se ha agotado su ira, y aún está extendida su mano. Isaías 5,20-25.

 4. En cambio a los de fuera todo se les presenta en parábolas, para que "por más que miren, no vean, por más que oigan no entiendan, no sea que se conviertan y los perdone". Mt 13, 13-15

EN CUANTO A JUZGAR:

1.Parábola del Fariseo y el publicano.

EN CUANTO A LA CORRECCIÓN FRATERNA, EVANGELIZACIÓN, PREDICACIÓN DE LA VERDAD:

1. Y si alguno no recibiera ni escuchara vuestras palabras, saliéndoos afuera de aquella casa o ciudad, sacudid el polvo de vuestros pies.
Sacudirse el polvo de los pies era una señal de no tener más responsabilidad por el lugar donde se había levantado el polvo, dejando así esa zona para el juicio de Dios (Mateo 10, 14; Lucas 9, 5; 10, 11; Hechos 13, 51).

ACTITUDES DE IRA, ARROGANCIA, FALTA DE PACIENCIA en la CORRECCIÓN COLÉRICA:
 
2. Te conjuro, en la presencia de Dios y de Jesucristo, que ha de juzgar a vivos y muertos, por la manifestación de su reino: predica la Palabra, insiste oportuna e importunamente, corrige, reprende, exhorta, con toda paciencia y doctrina. Pues vendrá un momento en el que no soportarán la doctrina sana, al contrario, a la medida de sus deseos se agenciarán un montón de maestros, por el hormigueo de oír [cosas], de manera que, no sólo cerrarán el oído a la verdad, sino que se volverán a los mitos. Pero tú mantente sereno en todo, soporta padecimientos, haz obra de evangelizador, cumple tu ministerio. Pues yo estoy vertiéndome ya como libación, y el momento de mi partida ha llegado. He combatido el noble combate, he llegado al fin
de la carrera, he guardado la fe. 2 Timoteo 4-7

3. Exhortación a los perseguidos. 3,13-4,19
Y ¿quién [hay] que pueda maltrataros, si sois celosos del bien? Pero, si a pesar de eso tuvierais que padecer por causa de [la] justicia, ¡felices [vosotros]! No temáis sus amenazas ni os alarméis, sino venerad a Cristo como Señor en vuestros corazones, preparados siempre para [dar] una explicación a todo el que os pida cuenta[s] de la esperanza [que hay] en vosotros; eso sí, con mansedumbre y respeto, teniendo buena conciencia, para que en [eso mismo] de lo que sois calumniados tengan que avergonzarse quienes critican vuestra buena conducta en Cristo; que mejor [es] padecer —si la voluntad de Dios [lo] quisiera— por hacer el bien que por hacer el mal. Porque también Cristo murió una vez por [los] pecados —[el] justo por [los] injustos— para llevaros a Dios; 1 Pe 3, 13-18 

CAUSAS DE NUESTRO ESTADO BELICISTA (FALTA DE PAZ QUE INFLUYE EN NUESTRA VIDA DE FE, ESPERANZA Y CARIDAD)
ESPERANZA EN PESIMISMO Y FALTA DE CARIDAD. Fe, Cristo viene o no viene? Los signos de los tiempos son abrumadores… pero el sol sigue saliendo cada día y a final de mes tengo que pagar los impuestos.

¿CUÁLES SON LOS ERRORES?
LAS DOS CIUDADES, LAS DOS BANDERAS… ENEMIGOS DENTRO Y FUERA. QUEDAN LAS DOS COLUMNAS, MARÍA SANTÍSMA Y EN MAYOR ALTURA LA EUCARISTÍA.

ATAQUES DIRECTOS Y ATAQUES INTERNOS, DESDE EL MISMO VÉRTICE. DEMOLEDORES.

ERRORES:
1.Idea errónea del cristianismo y del Dios cristiano como un buenismo que todo lo acepta.
2.Castigo a los fieles y premio a los infieles.


ODIO AL PECADO; AMOR AL PECADOR.
El amor no es un buenismo que todo lo acepta. Al contrario, el amor es un acto de la voluntad, en el que se desea lo mejor para el prójimo. Y lo más excelso para el prójimo es la salvación de su alma. Es una exhortación que nos hace Dios.


 ¿SI DEFENDEMOS LA SANA DOCTRINA Y LA TRADICIÓN, CABE PREGUNTARSE CUAL ES NUESTRA ACTITUD ANTE UN MUNDO EN GUERRA Y UNA IGLESIA EN PROCESO DE DEMOLICIÓN?

Además de escándalo, perplejidad y hastío ante tanto error... La solución nunca estará en reprender agresivamente. "Ya no solo no logra nada, sino que daña a los demás y daña su propia alma, y lo que es peor, su propia convicción de actuar “por la gloria de Dios” le puede impedir salir de su error" (Lefe Estepario.

13 de noviembre de 2018

Rosario en latín rezado por Benedicto XVI

Corrección en la acentuación eclesiástica del blog Ratzinger - Ganswein, sobre las oraciones finales del rezo del Santo Rosario en latín del Papa Benedicto XVI.
Ejemplo: (min 19:29 y ss.) Audio en youtube: aquí.
Fuente: aquí




Orémus

Deus, cuius Unigénitus per vitam, mortem et resurrectiónem suam*, nobis salútis ætérnæ præmia comparávit*,
concéde, quaésumus*: ut hæc mystéria sanctíssimo Beátæ Maríæ Vírginis  Rosário recoléntes*, et imitémur quod cóntinent*, et quod promíttunt assequámur.
Per Christum Dóminum nostrum.
R. Amen.

Dóminus vobíscum.
R. Et cum spíritu tuo.

Sit nomen Dómini benedíctum.
R. Ex hoc nunc et usque in saéculum.

Adiutórium nostrum in nómine Dómine.
R. Qui fecit cælum et terram.

Benedícat vos omnípotens Deus,
+ Pater, et Filius, et Spíritus Sanctus.
R. Ámen

También encontré un error en la página oficial del vaticano. En el Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, en el anexo sobre Oraciones comunes: Fórmulas de doctrina católica.

En vez de poner sanctíssimo, ponen sacratíssimo (SIC). 


12 de noviembre de 2018

Tentación en la tradición

"En la barca de Pedro, aquellos con estómagos sensibles deberían mantenerse alejados de la sala de máquinas.” (Ronald Knox)
El problema no es en que parte de la Barca de San Pedro estés... ya que la marejada arrecia, estamos todos mareados y con miedo, y a punto de zozobrar. ¡Sálvanos Jesús que perecemos!

Al hilo del post " un ciego no guía a otro ciego" del blog recientemente descubierto Quod vidimus, describe perfectamente una experiencia en la que he caído. Y me pregunto si es generalizada.

Un extracto del artículo:
Los que estamos vinculados al mundo del “tradicionalismo católico” hemos topado varias veces con ciertas actitudes -o nosotros mismos hemos caído en ellas- que pretenden ser propias de un verdadero “soldado de Cristo”: cruzado contrarreformista y antimodernista por donde los haya, martillo de herejías y de inmoralidades, la encarnación actual de las contemplaciones militares de los Ejercicios Ignacianos. Suena bien, y para mi también sonó bien un tiempo, pero ¿es necesaria esa “performance”? ¿es auténtica en muchos casos? ¿Nos estaremos olvidando de aspectos más relevantes del cristianismo?

El fuero interno es sagrado, nos enseña la Iglesia, y no cabe juzgar intenciones. Pero si cabe tomar nota de lo que salta a la vista, y aquí no pocas veces, la “pose tradicionalista” destiñe por varios lados. No hablamos de vicios ocultos, sino particularmente de varias faltas públicas a la caridad: accesos de ira y descontrol frecuentes, expresiones hirientes, chismes a las espaldas de la gente, intolerancia hacia las diferencias de opinión y hasta el mas leve matiz, y todo ello encubierto con visos de “apostolado” y “reconquista católica”. E insisto, son caídas que incluyen al suscrito, al menos en algunas ocasiones.

Incluso si planteamos el problema desde lo meramente humano y utilitario, la táctica es un desastre: mormones y testigos de Jehová lo hacen mejor, al menos mientras reclutan adeptos. Peor es la cosa se vuelve más negra en el ámbito espiritual: un “soldado de Cristo” arrogante, estrecho de vistas y agresivo no solo no logra nada, sino que daña a los demás y daña su propia alma, y lo que es peor, su propia convicción de actuar “por la gloria de Dios” le puede impedir salir de su error.

Fin de cita. Y lo que yo me planteo al leer estas sabias reflexiones:
Si nosotros ya de por sí, como católicos, al estar rodeados de un mundo anticristiano que trata de enredarnos y aplastarnos, hace que nos tengamos que significar de la mayoría para ser coherentes y fieles a nuestra fe. 

En ese diferenciarse, 
1Conlleva el vivir la doctrina que nos libera, 
2 el colaborar con la Gracia santificante (los medios sensibles de la gracia son los sacramentos... por lo que tendremos que estar en gracia y asistir a Misa, confesarse, orden de vida) que nos permite luchar contra nuestra concupiscencia (tendencia al mal y dificultad al bien; las pasiones desordenadas) 
3 y una ascesis necesaria, no voluntarista-semipelagiana, que nos va ayudando para una vida virtuosa (repetición de hábitos buenos). 

Bien, pero si a eso añadimos, que no satisfechos con eso, sino que por una incansable sed de Dios, vamos buscando cada vez más la sana doctrina frente a herejías, secularismo, confusión y abusos litúrgicos en el mismo seno de la Iglesia... vamos transitando poco a poco hacia el camino de la tradición. 
Entonces, pasamos como bien lo definió Benedicto XVI en el Motu Proprio del 2007, a ser católicos de la forma extraordinaria. Es decir, somos extraordinarios dentro de lo ordinario.
Pero la fragilidad de nuestra naturaleza hace que caigamos en la tentación de la vanagloria y del sentimiento de pertenencia a un grupo especial (elitismo). 
Si esa experiencia que yo aprecio, es vivida por algunos jóvenes (la impetuosidad juvenil/necesidad de ser gregarios) y no tan jóvenes, ¿qué podemos hacer? Debemos antes analizar las causas para poder después purificarlas... Perdone, pero qué opinión tiene de todo esto?
A eso se refiere el autor de infocaótica con su frase en un plugin: "Tradi-locos, frikis, paranoicos, etc. abstenerse (¿has tomado hoy tu dosis?)" 
Nota bene. El Padre Javier Olivera Ravasi, en su conferencia sobre la Inquisición (minuto 16:30) enumera las condiciones para ser un juez inquisidor de una instrucción dominica. Debe ser diligente, fervoroso en su celo bajo la verdad de la religión y las almas, que no esté influido por la indignación, ni por la furia, ni por el odio. No debe dejarse ganar por la apatía, la pereza o la negligencia. Debe ser constante y resuelto. Mantenerse firme en los peligros y adversidades, incluso en caso de tener que dar su propia vida.
  Cada día al despertarnos ante tanto error y confusión dentro de la Iglesia católica, al no conservar el depósito de la fe y reafirmar a sus hermanos en la sana doctrina... ¿no caemos en indignación? ¿no seguimos escandalizándonos aunque estemos esculpidos en madera? ¿no mantenemos una actitud defensiva? ¿caemos en la vanagloria, la exhibición y el elitismo? 
Si el conocimiento conlleva responsabilidad, no deberíamos ser mejores cristianos... no sé si me estoy yendo por las ramas.

Escándalos

No hay día que el católico informado se levante con una noticia que le escandalice. Realmente son tiempos recios como diría Santa Teresa.
Pero esos católicos, a fuerza de escándalo, se vuelven perplejos y terminan cansados.

En San Mateo 18, 7 leemos "Ay del mundo, por culpa de los escándalos! Pues, por fuerza [han de] venir los escándalos, sólo que, ¡ay del hombre por el que viene el escándalo!

En este momento histórico de la Iglesia quiero hacer un pequeño homenaje al P. Leonardo Castellani, Santo Tomás de Aquino y P. Ronald Knox, gracias a infocaótica.


 Para evitar todo desánimo, contrario a la virtud teologal de la Esperanza y a la confianza de la Providencia Divina, recordemos el numeral 675 del Catecismo de la Iglesia Católica de 1992, en el Pontificado de San Juan Pablo II.


La última prueba de la Iglesia
675 Antes del advenimiento de Cristo, la Iglesia deberá pasar por una prueba final que sacudirá la fe de numerosos creyentes (cf. Lc 18, 8; Mt 24, 12). La persecución que acompaña a su peregrinación sobre la tierra (cf. Lc 21, 12; Jn 15, 19-20) desvelará el "misterio de iniquidad" bajo la forma de una impostura religiosa que proporcionará a los hombres una solución aparente a sus problemas mediante el precio de la apostasía de la verdad. La impostura religiosa suprema es la del Anticristo, es decir, la de un seudo-mesianismo en que el hombre se glorifica a sí mismo colocándose en el lugar de Dios y de su Mesías venido en la carne (cf. 2 Ts 2, 4-12; 1Ts 5, 2-3;2 Jn 7; 1 Jn 2, 18.22).

La Iglesia deberá pasar su propia Pasión, como esposa de Cristo.
677 La Iglesia sólo entrará en la gloria del Reino a través de esta última Pascua en la que seguirá a su Señor en su muerte y su Resurrección (cf. Ap 19, 1-9).

 

1 de noviembre de 2018

Oración de Sanación: el perdón


Oración de sanación interior
Es una oración de sanación interior y de liberación católica. Conviene recitarla por cada una de las personas que nos han herido. Aunque los hayamos perdonado, es recomendable rezarla para que Dios sane las posibles heridas que hayan podido quedar en el subconsciente.

ORACIÓN DE PERDÓN

Te Alabo y te bendigo Señor, por tu criatura ________________

Perdono, Señor, a ________________ por todo cuanto me ha ocasionado queja, distancia o rechazo hacia su persona.

Con tu gracia, Señor, acepto a ________________ Lo bendigo y declaro libre e inocente de toda deuda conmigo.

Dale a ________________, Señor, la gracia eficaz para que me perdone por todos los motivos de rechazo o de queja que haya encontrado en mí.

Perdóname, Señor, por mi mala actitud hacia ________________ y por no responder según tu amor. Y también PERDÓNAME y LIBÉRAME de las consecuencias de mi resistencia a perdonar. Ayúdame a perdonarme a mí mismo por todo ello.

Pido a Nuestro Señor Jesucristo que corte cualquier atadura que el maligno haya dejado en ________________ y en mi, como consecuencia de estas acciones. Y pongo esta atadura a los pies de la Cruz de Cristo.

Gracias Señor.
Amén, amén, amén.