2 de mayo de 2018

Década de los sesenta

“Es de todos sabido que será liberado durante algún tiempo, cincuenta o sesenta años antes del año 2000 de Cristo. Las fechas de otros acontecimientos fueron fijadas, pero no las recuerdo. Pero sí que algunos demonios serán liberados antes que Lucifer, para tentar a los hombres y servir de instrumento de la divina venganza.” Beata Catalina Emmerick

Acontecimientos históricos en la década de los sesenta. 60's:
1960
    Surge la segunda ola del feminismo del "Movimiento de la mujer" que termina a finales de los 70.
    Surge el movimiento Hippie.

1961
Primer mensaje en San Sebastián de Garabandal- 18 de octubre
    La Unión Soviética inicia la carrera espacial enviando al primer hombre al espacio (Yuri Gagarin).
    Construcción del muro de Berlín.
    Yuri Gagarin, el primer ser humano en ir el espacio.

1962
    La Crisis de los misiles de Cuba entre los Estados Unidos y la Unión Soviética puso al mundo al borde de una guerra nuclear.
    En la Ciudad del Vaticano, la Iglesia católica celebra el Concilio Vaticano II, durante el cual se inician algunas reformas.

1963
       El 3 de junio fallece Juan XXIII y es sucedido por Pablo VI (Giovanni Battista Montini).
Ritual de entronización de satanás (el perdedor) que, según el padre Malachi Martin se realizó en la Capilla paulina del Vaticano el 29 de junio de 1963. (Ave María Puríssima. Christus vincit, Christus regnant, Christus ímperat)
    
 La Unión Soviética envía al espacio a la primera mujer, Valentina Tereshkova.
    Marcha sobre Washington encabezada por Martin Luther King.

1964
    Estados Unidos comienza una intervención abierta en Vietnam apoyando al régimen de Vietnam del Sur, en guerra contra Vietnam del norte, a su vez apoyado por la Unión Soviética. El gobierno de Estados Unidos sobreprotege su información.
    En todo el mundo se desata la beatlemanía (la banda británica de rock The Beatles, conformada por John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr).

1965
    En Nueva York es asesinado Malcolm X, activista por los derechos de los negros en Estados Unidos.
    Mao emprende la Revolución Cultural del Proletariado en China.
Segundo mensaje en San Sebastián de Garabandal- 18 de junio
    Finaliza el Concilio Vaticano II, después de dos años de sesiones. Las mismas terminaron el 8 de diciembre.
 
1966
    Los Premios de la Academia de 1966 se convierten en la primera entrega en ser transmitida en color en vivo.

1967
Guerra de los Seis Días entre Israel y los estados árabes vecinos.
    El Che Guevara es asesinado en Bolivia.
    En San Francisco (Estados Unidos) tiene lugar el festival Verano del amor (Summer of love).

1968
    En Francia, se producen las revueltas estudiantiles del mayo del 68.
    En Estados Unidos, el 4 abril en Memphis (Tennessee) fue asesinado Martin Luther King.

1969
    La misión Apolo XI lleva por primera vez al ser humano a la Luna. Neil Armstrong, primer hombre en pisar la superficie lunar.
    En los Estados Unidos, los militares crean una red de telecomunicaciones (ARPANET), de la que derivará la red de Internet.

 El Papa Paulo VI, firma la Constitución Apostólica Missalum Romanum, el 3 de abril de 1969, en el que se presenta un misal renovado para el rito latino. Estamos hablando del Novus Ordo Missae

   Festival de Woodstock, en el estado de Nueva York, considerado el festival de rock más grande de la historia.


20 de abril de 2018

Reglas para mejor rezar el santo breviario.

Abate H. Dubois

1.- Que nuestra conducta en conjunto sea santa y verdaderamente sacerdotal. Vivamos habitualmente en el temor y amor de Dios, y sea una ley para nosotros corresponder fielmente á su gracia en todas las cosas. Nuestras disposiciones, con respecto al oficio divino, estarán en relación perfecta con nuestro grado de santidad y de perfección. El mal sacerdote, el tibio, reza descuidada y fríamente; el buen sacerdote con un poco más de piedad, sólo el sacerdote santo lo reza como debe rezarse.

2.- No miremos el breviario como un peso penoso, sino como un ejercicio que tiene sus dulzuras y sus alegrías cuando se ejecuta santamente. No lo consideremos sólo como una deuda que hay que pagar, sino como un medio de santificación para nosotros y para los demás.

3.- Recordemos con frecuencia el precepto que nos obliga á rezarlo y á rezarlo bien; pues olvidamos demasiado pronto lo que esta obligación tiene de grave é imponente.

4.- Estemos perpetuamente en guardia contra la rutina.

5.- No recemos el oficio inmediatamente después de una viva emoción producida por un sentimiento de alegría, de inquietud ó de turbación, cuando veamos que este sentimiento absorbe de alguna manera nuestras reflexiones. En tales circunstancias, rezaríamos en un perpetuo estado de distracción, maquinalmente y sin piedad.

6.- Escoja para rezar el oficio divino un lugar conveniente y solitario.

7.- Hagamos siempre, antes de empezar, algunos momentos de preparación mental.

8.- Tomemos la costumbre de rezarlo de rodillas. Es un grave error creer que la actitud exterior no tiene importancia, y se verá que se está más satisfechos con los oficios durante los cuales se tenga una postura decente y respetuosa.

9.- Por la misma razón, debemos evitar rezar el oficio en la cama, no estando enfermos, ó tendidos en una butaca, ó con las piernas cruzadas, ó cualquier postura inmodesta, que nos apresuraríamos a dejar si entrara una persona cualquiera.

10.- Estudiemos con cuidado nuestras rúbricas y no interrúmpanos jamás el oficio por causas frívolas. El desprecio de estas reglas acusa siempre un fondo de ligereza que no debe tener un sacerdote.

11.- Seamos fieles en rezar el oficio á las horas marcadas: LAS PEQUEÑAS HORAS LO MÁS PRONTO POSIBLE POR LA MAÑANA; VÍSPERAS Y COMPLETAS DESPUÉS DEL MEDIO DÍA; MAITINES Y LAUDES POR LA TARDE, CUANDO ESTÉ PERMITIDO COMENZARLOS. No faltemos á esta regla sino por excepción, y no admitamos la excepción sino por causa grave. No vayamos a hacer como los sacerdotes tibios y relajados que, sin ningún motivo, dejan casi habitualmente todas las partes del oficio para el fin del día.

12.- No haya precipitación al rezar el oficio ¿Cómo es posible tener piedad recitando una oración vocal con toda la volubilidad de que es susceptible la lengua? Obrar así es demostrar fastidio; y fastidiarse de alabar a Dios, apresurándose a poner término a la conversación con Él, es una inconveniencia que nos priva de muchas bendiciones.

13.- Vamos a aconsejar una cosa que, desgraciadamente, no será observada por la mayor parte de nuestros colegas: hacer una pequeña pausa á la mitad y al fin de cada versículo. Rogamos a nuestros lectores que se impongan esta obligación por uno o dos oficios, y verán cómo Dios recompensa su fidelidad con un notable aumento de piedad y de fervor.

14.- ¡Guerra sin cuartel a las distracciones! Arrojémoslas en cuanto las apercibamos; si son demasiado importunas, detengámonos un instante, imploremos la asistencia de Dios y volvamos a nuestro intención primitiva.

15.- Por último, recemos de rodillas y con mucha atención en las oraciones finales, y, sobre todo, el Sacrosanctae, con la intención de obtener el perdón de las faltas cometidas durante el oficio divino.Tales son las reglas que observa el sacerdote santo, observémoslas con fidelidad y recemos constantemente el oficio divino de manera que sea agradable á Dios, útil á la Iglesia, y santificador para nosotros mismos.

 

Fuente: https://www.padre-hernanvergara.com/a-mis-hermanos-sacerdotes/reglas-para-mejor-rezar-el-santo-breviario

 

24 de marzo de 2018

VOTO DE ÁNIMAS



Voto de ánimas. Un acto heroico.
Royo Marín. Moral para seglares II. Punto 345.
Es un acto intensísimo de caridad.

El llamado acto heroico de caridad a favor de las almas del purgatorio consiste en ofrecer a Dios, mediante una fórmula o mentalmente, en sufragio de las almas del purgatorio, el fruto satisfactorio de todas las obras que haga el votante durante su vida y todos los sufragios que se le apliquen después de su muerte. Aunque se suele llamar voto de ánimas, no obliga bajo pecado y lo puede revocar el interesado cuando quiera.
 
Este ofrecimiento, rectamente entendido y practicado, es de grandísimo mérito, por el acto intensísimo de caridad que supone. Es cierto que quien lo hace se expone a tener un largo purgatorio por sus propios pecados, pero luego tendrá eternamente en el cielo un grado de gloria mucho mayor que el hubiera alcanzado sin él.
Santo Tomás de Aquino advierte repetidas veces que el tener mayor purgatorio no tiene importancia ninguna –quasi nihil est – en comparación de un aumento de gloria para toda la eternidad. Y que, en cuanto a meritorio de vida eterna, el sufragio aprovecha más al que lo hace que la que lo recibe.
Los que emiten este voto heroico gozan de las siguientes gracias:
1.    A los sacerdotes se les otorga el privilegio de altar privilegiado[1] diario personal[2].
2.    Ellos y los demás fieles pueden ganar, con las condiciones acostumbradas, indulgencia plenaria aplicable solo a los difuntos:
a) En cualquier día que reciban la sagrada comunión.
b) Con cualquier misa que oigan los lunes a favor de las almas del purgatorio.
3.    Pueden aplicar a los difuntos toda clase de indulgencias, aun las ordinariamente no aplicables.

Fórmula para hacer el acto heroico de caridad.
Recogido del devocionario, Mis devociones. Pinazo, R. 1959

Omnipotente y sempiterno Señor, yo _______________aunque indigno de comparecer en tu presencia, para mayor gloria de Dios y para demostrar mi sincera esclavitud a María Santísima, la Madre de Misericordia, que también es Madre de las ánimas del Purgatorio. Deseo librar a estas ánimas de sus penas para que vayan cuanto antes a glorificarte en el Cielo.
Ofrezco espontáneamente y pongo en manos de nuestra piadosísima Madre y Señora la Virgen María, todas mis obras satisfactorias, propias y participadas, en vida, en muerte y después de mi muerte. Para que la Santísima Virgen las aplique a quien Ella prefiera en el Purgatorio.
Te ruego, Señor misericordioso, que aceptes este ofrecimiento para gloria tuya, consuelo de las ánimas y provecho de mi alma. En cuanto a las penas y deudas por mis pecados que detesto, yo me ofrezco con toda humildad y aceptación para satisfacerlas y pagarlas, si así lo queréis en el Purgatorio. Aceptándolo en brazos de tu misericordia y en la bondad de tu dulce Madre la Virgen María.
Padre nuestro, Ave María y Gloria por las ánimas del purgatorio.





[1] Altar privilegiado. Aquel tiene anexa una indulgencia plenaria concedida por el Papa, aplicable al alma del purgatorio por la cual se celebra en él la misa.
[2] Altar privilegiado personal. Es personal, cuando es inherente al sacerdote, o sea, que no depende del altar, sino del sacerdote que celebra.

17 de marzo de 2018

Posible apócrifo ignaciano

La famosa frase de: Actúa como si todo dependiera de ti, sabiendo que en realidad todo depende de Dios. Me comenta un sacerdote que es falsa. De hecho, puede caer en un peligroso dualismo.

La frase sería: Actúa como si todo dependiera de Dios, sabiendo que en realidad todo depende de ti.

Requiero más meditación para entenderlo.

10 de marzo de 2018

Oración de la noche

ORACIÓN DE LA NOCHE.



Te lucis ante términum, Rerum Creátor, póscimus, Ut pro tua cleméntia, Sis præsul et custódia.

Procul recédant sómnia, Et nóctium phantásmata; Hostémque nóstrum cómprime, Ne polluántur córpora.

* Præsta, Pater piíssime, Patríque compar Únice, Cum Spíritu Paráclito Regnans per omne sǽculum.
Amen.

Antes que termine el día pedimos,
Creador excelso, que por tu clemencia
seas custodio y defensor nuestro.

Vayan lejos los fantasmas de la noche y malos sueños,
y a nuestro enemigo enfrena,
porque no manche los cuerpos.

Hazlo, Padre piadosísimo, y tú,
su igual Unigénito, que reinas con el
Espíritu Santo por siglos eternos.
Amén.

Tú estás en nosotros y tu santo nombre
ha sido invocado a nuestro favor;
no nos abandones, Señor y Dios nuestro.

Demos gracias a Dios.

En tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu.

Nos redimiste, Señor, Dios de verdad.

Sálvanos, Señor, mientras velamos,
guárdanos mientras dormimos,
porque velemos con Cristo y descansemos en paz.

Amén.

Cuídanos, Señor, como la pupila de tus ojos.

Ten piedad de nosotros, Señor; ten piedad de nosotros.

Bajo la sombra de tus alas, protégenos.

Venga, Señor, tu misericordia sobre nosotros,
conforme a la esperanza que tenemos en Tí.

En ti, Señor, he esperado no seré jamás confundido.

Señor, oye mi oración, y mi clamor llegue a Ti.

Te suplicamos, Señor, que visites esta casa
Y apartes de ella todas las asechanzas del enemigo;
habiten en ella tus Santos Ángeles, que nos guarden en tu paz
y tu bendición permanezca siempre con nosotros.

Por nuestro Jesucristo Nuestro Señor.

Amén.

7 de marzo de 2018

ALABANZAS AL SANTÍSIMO SACRAMENTO

Laudes Divinae
Alabanzas de reparación
Estas alabanzas de desagravio, fueron escritas a finales del siglo XVIII (1797), por el P. Luigi Felici S.I. Después, en 1801, el Papa Pío VII, amplió estas alabanzas

Estas oraciones tienen el propósito de reparar blasfemias y sacrilegios. También, después de la bendición eucarística del Santísimo Sacramento, el sacerdote reza una por una las alabanzas de desagravio y las personas congregadas lo repiten.

Benedíctus Deus!
Benedíctum Nomen Sanctum eius!
Benedíctus Iesus Christus, verus Deus et verus homo!
Benedíctum Nomen Iesu!
Benedíctum Cor eius sacratíssimum!
Benedíctus eius Sánguis pretiosíssimus!
Benedíctus Iesus in sanctíssimo altáris Sacraménto!
Benedíctus Sanctus Spíritus Paráclitus!
Benedícta excélsa Mater Dei, María sanctíssima!
Benedícta sancta eius et immaculáta Concéptio!
Benedícta eius Gloriósa Assúmptio!
Benedíctum nomen Mariæ, Vírginis et Matris!
Benedíctus sanctus Ioseph, eius castíssimus Sponsus!
Benedíctus Deus in Angelis suis, et in Sanctis suis!

Bendito sea Dios.
Bendito sea su Santo Nombre.
Bendito sea Jesucristo verdadero Dios y verdadero Hombre.
Bendito sea el Nombre de Jesús.
Bendito sea su Sacratísimo Corazón.
Bendito sea su Preciosísima Sangre.
Bendito sea Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar.
Bendito sea el Espíritu Santo Paráclito.
Bendita sea la excelsa Madre de Dios, María Santísima.
Bendita sea su Santa e Inmaculada Concepción.
Bendita sea su gloriosa Asunción.
Bendito sea el Nombre de María, Virgen y Madre.
Bendito sea San José su castísimo esposo.
Bendito sea Dios en sus Ángeles y en sus Santos.

28 de febrero de 2018

Voto de ánimas

“Es bueno y piadoso rezar por los difuntos para que sean liberados de sus pecados” (2.Mac 12,43)

Este voto personal lo descubrí leyendo sobre la vida de santa Gema Galgani y me fascinó una vez más la riqueza que tenemos los católicos para hacer el bien, agradando a Dios. El Voto de Ánimas consiste en poner en manos de la Virgen María, todas las indulgencias que ganemos en vida, para que la Virgen las distribuya libremente a las Almas del Purgatorio.

Voto de Ánimas:
“Oh Padre celestial, en unión con los méritos de Jesús y de María, os ofrezco por las almas del purgatorio todas las obras satisfactorias de mi vida entera y todas las que por mí se ofrezcan después de mi muerte, y estas obras las deposito en las purísimas manos de María Inmaculada para que ella las aplique a las almas que, en su sabiduría y bondad maternal, quiera sacar del purgatorio. Dignaos, Dios mío, recibir y aceptar este ofrecimiento que hago por medio de María y dadme la gracia de morir en tu amor. Amén”


En palabras del P. Eutiquio López, de la Congregación de la Pasión, acerca de ello: 
"Son muchas las oraciones y prácticas piadosas con las que podemos contribuir a que se alivien y acorten las penas de las Benditas Almas del Purgatorio, y podemos estar ciertos que todo cuanto hacemos por Dios y le complace, puede convertirse en una obra de satisfacción por los difuntos y en reclamo gloria eterna para ellos que no desean otra cosa que estar con Cristo, para glorificar al Padre junto con los ángeles y santos para siempre.
Todo cuanto nos ayuda a a vivir más unidos a Cristo y todo cuanto nos pone al servicio de cuantos sufren, es cuanto más puede ayudarles a las Benditas Ánimas, a satisfacer sus posibles fallos.
Es con todo, el llamado "Voto de Ánimas", que es fruto del espíritu que se caracteriza a la VERDADERA DEVOCIÓN A LA SANTÍSIMA VIRGEN, de San Luis María Grignón de Monfort, muerto en el año 1716, la práctica más comprometida con las Benditas Ánimas, de cuantas conocemos, y que consiste en poner en manos de María, todas las indulgencias, satisfacciones y méritos de cuanto bueno pudiera hacerse en la vida, incluso de cuanto los demás pudieran hacer a favor nuestro, para que sea Ella, como Madre de Jesús y Madre y Reina de todas ellas, quien distribuya libremente a su favor, ahora y después de nuestra muerte."

Ahora bien, hecho el Voto siempre te da la posibilidad de ofrecer algunas Indulgencias a seres fallecidos. En realidad es confiar en la Virgen y en su buen hacer de forma voluntaria. Si Dios confió a su único Hijo, en esta Bendita y Humilde Criatura, ¿porqué nosotros, sus hijos no confiaremos en el buen hacer de Nuestra Mamá?. Y en el caso que nuestro Purgatorio fuese algo más largo, no nos asustemos. Primero que la Virgen (con permiso de Dios) nunca nos dejaría y segundo, esto me recuerda "quien quiera salvar su vida, la perderá" o "No hay mayor amor que dar la vida por los amigos". Si comprendemos e interiorizamos que nosotros, Iglesia militante en la tierra, podemos ayudar a nuestros hermanos sufrientes en el Purgatorio, todo lo que sea por Amor es de Dios.

El padre Jorge Loring S.I., nos dice al respecto: " Si yo renuncio a este tesoro espiritual mío, que he ganado con mis buenas obras, si con esa pequeña renuncia de mis pobres obras, logro ayudar a tantas almas que suban a la gloria, y después se interesan por mí, decidme si no es fenomenal tener en el cielo ese ejército de amigos míos, que saben que yo los ayudé a entrar en la gloria". Y agrega: " Porque si dice Jesucristo: "Los Misericordiosos alcanzarán misericordia", y si por hacer yo este acto de misericordia, después voy a tener la misericordia de Dios para conmigo".

27 de febrero de 2018

Frase exegética

Otra pieza más del puzzle que nos ayuda a ver la imagen más clara.

"Hay muchos anticristos. Anticristo es también el que niega el milagro; anticristo el que niega la revelación divina en las Escrituras; anticristo el que niega la institución divina de la Iglesia [...]".
cardenal Edouard Pie 

Reflexión recogida en Peregrino del absoluto.

Tormenta de ideas
Exégesis protestante liberal; modernismo católico; Cristo de la fe; Jesús histórico; herejía; apostasía; la insuficiencia del método histórico-crítico; la exégesis debe nacer siempre desde la fe; Analogia fidei; inenarrancia; prejuicio racionalista; Chaparro Lillo;



26 de febrero de 2018

OFICIO DIVINO

Oraciones para iniciar y finalizar el rezo del Oficio Divino (aka. Liturgia de las Horas aka Breviario)
Para evitar el uso arbitrario de los signos, voy a seguir la recomendación dada por Traditional Carmelite para el rezo del Oficio Divino. Y las oraciones en latín-inglés. Aquí.

Símbolos:
 
ANTE OFFÍCIUM
antes del OFICIO DIVINO:

APÉRI, Dómine, os meum ad benedicéndum nomen sanctum tuum: munda quoque cor meum ab ómnibus vanis, pervérsis et aliénis cogitatiónibus; intelléctum illúmina, afféctum inflámma, ut digne, atténte ac devóte hoc Offícium recitáre váleam, et exaudíri mérear ante conspéctum divínæ Majestátis tuæ. Per Christum Dóminum nostrum.
Amen.
Dómine, in unióne illíus divínæ intentiónis, qua ipse in terris laudes Deo persolvísti, has tibi Horas (vel hanc tibi Horam) persólvo.
ABRE, Señor, mi boca para bendecir tu santo nombre; limpia también mi corazón de todo pensamiento vano, malo y distraído; ilumina mi entendimiento, inflama mi sentimiento, para que pueda recitar dignamente este oficio con atención y devoción y merecer ser escuchado en la presencia de tu majestad divina. Por Cristo nuestro Señor.
Amén.
Oh Señor, en unión con aquella divina intención, con la que tu mismo hiciste alabanza a Dios en la tierra, te ofrezco a ti estas horas (o esta hora).


POST OFFÍCIUM 
Después del OFICIO DIVINO

SACROSÁNCTÆ, et indivíduæ Trinitáti, crucifíxi Dómini nostri Jesu Christi humanitáti, beatíssimæ et gloriosíssimæ sempérque Vírginis Maríæ fœcúndæ integritáti, et ómnium Sanctórum universitáti sit sempitérna laus, honor, virtus et glória ab omni creatúra, nobísque remíssio ómnium peccatórum,
per infiníta sæcula sæculórum.
R. Amen.


V.  Beáta víscera Maríæ Vírginis, quæ portavérunt ætérni Patris Fílium.
R. Et beáta úbera quæ lactavérunt Christum Dóminum.


Et dicitur secreto Pater noster et Ave Maria.

A la Sacrosanta e indivisa Trinidad, a la humanidad crucificada de nuestro Señor Jesucristo, a la fecunda virginidad de la santísima y gloriosísima María, siempre Virgen,, a toda la asamblea de los santos, sea atribuida toda alabanza, honor, poder y gloria por toda criatura; y a nosotros se nos conceda la remisión de todos nuestros pecados, por los siglos de los siglos.
R. Amen.

V. Bienaventurado el seno de la Virgen María, que dio a luz al Hijo del Padre Eterno.
R. Y bienaventurados los pechos que amamantaron a Cristo el Señor

Se dice en secreto el Padrenuestro y Ave María.

23 de febrero de 2018

Ignis aurum probat

La resistencia
La segunda la dijo el pasado 16 de junio a los hermanos jesuitas de Chile (ver foto), en la conversación a puertas cerradas luego transcrita y publicada con su consentimiento en "La Civiltà Cattolica" del 17 de febrero, y remite al motivo por el que no quiere leer los escritos de sus opositores.

Dijo que el motivo es el de salvaguardar la propia “salud mental”, o en otras palabras, la propia “higiene mental”, fórmulas que martilló tres veces en apenas un minuto de conversación y que suponen un apodíctico juicio de “insania” en quienes lo critican, sin espacio para una confrontación racional:
"Por salud mental yo no leo los sitios de internet de esta así llamada 'resistencia'. Sé quiénes son, conozco los grupos, pero no los leo, simplemente por salud mental. Si hay algo muy serio, me lo avisan para que yo sepa. Ustedes los conocen… Es una pena, pero creo que hay que seguir adelante. Los historiadores dicen que para que un concilio arraigue hace falta un siglo. Estamos a mitad de camino.
"A veces uno se pregunta: pero este hombre, esta mujer, ¿leyó el Concilio? Y hay gente que no leyó el Concilio. Y si lo leyó, no lo entendió. ¡Cincuenta años después! Nosotros estudiamos filosofía antes del Concilio, pero tuvimos la ventaja de estudiar teología después. Vivimos el cambio de perspectiva, y ya estaban los documentos conciliares.
"Cuando percibo resistencias, trato de dialogar, cuando el diálogo es posible, pero algunas resistencias vienen de personas que creen poseer la vera doctrina y te acusan de hereje. Cuando en estas personas, por lo que dicen o escriben, no encuentro bondad espiritual, yo simplemente rezo por ellos. Siento pena, pero no me detengo en este sentimiento por higiene mental".

21 de febrero de 2018

Ganar indulgencia plenaria los viernes de Cuaresma





Requisitos para ganar la indulgenca plenaria

Indulgencia plenaria los viernes de Cuaresma con la oración "Oh mi amado y buen Jesús".

El Enchiridion Indulgentiarum dice:
§ 1. Se concede indulgencia plenaria al fiel cristiano que en cualquier viernes del tiempo cuaresmal después de la comunión recite piadosamente, ante la imagen de Jesucristo Crucificado la oración ‘Oh mi amado y buen Jesús…’;

Indulgencia Plenaria: .
La indulgencia es la remisión ante Dios de la pena temporal por los pecados.

1.Tener la intención de ganar indulgencias

2.Confesión Sacramental. La confesión puede hacerse el mismo día que se quiere ganar la indulgencia o bien, como se dijo: 8 días antes o bien, 8 días después. 

3.Comunión Eucarística. Se debe comulgar el mismo día que se quiere ganar la indulgencia plenaria.

4.Orar por las intenciones del Santo Padre (Padre Nuestro, Ave María y Gloria)para afirmar la propia pertenencia a la Iglesia, cuyo fundamento y centro visible de unidad es el Romano Pontífice

5.No tener afecto a pecado alguno (ni venial siquiera). Tener la intención de evitar cualquier tipo de pecado.
6.Realizar la obra, oración determinada o visitar un lugar que da la indulgencia.
Nota: La indulgencia plenaria solo puede ser adquirida una vez en el transcurso del día (excepto en el momento de la muerte que puede volver a adquirirse). 

En el Sacramento de la Penitencia se perdona: la culpa y la pena eterna. Pero queda pendiente la pena temporal. Es decir, todo pecado es un mal absoluto. Y requiere que una satisfacción a la justicia divina. En otras palabras, reparar el mal que se ha hecho. Por lo que la pena temporal debe ser satisfecha en esta vida o en el Purgatorio.

Tanto el pecado como la indulgencia tiene un efecto comunal. Es decir:
El pecado de uno solo afecta a todo el Cuerpo de Cristo.
Pero también, la Comunión de los Santos (los méritos de Cristo y de los Santos) nos benefician.