22 de noviembre de 2017

Franciscus Janus

EL CARDENAL BERGOGILIO ES PEDRO JANO ROMANO

Repasando un poco de mitología romana, encontramos al dios romano Jano. Esta invención mitológica, tenía dos caras bien distintas.

Siguiendo la analogía, el Obispo de Roma, ya en sus correrías en Argentina, daba esa doble cara. Desde luego es una muestra de su nobleza. 

Pues quien recoge una de estas anéctodas es Omar Bello (fallecido en un "accidente de coche" a los 51 años), en la biografía descocada de Bergoglio, titulada: El verdadero Francisco. Pueden bajarlo aquí.

En las páginas 36 y 37 vemos esa bipolaridad mentirosa, esa ciniquez impropia de un cristiano. Veamos:

¡Hay que echarlo ya!- reclamó Bergoglio levantando la voz. las paredes temblaron. -¡Ni un día más puede estar acá este tipo!¿Entendieron?”
Se referia a un empleado de la Curia que se le había metido entre ceja y ceja.
-¡Me lo echa enseguida!¿Entendido?
-Pero va a querer hablar con usted…- replicó uno de los ecónomos.
-Dije que lo eche ya. ¿en qué idioma hablo?
 -Está bien, Monseñor, lo echamos enseguida…




Ya echado, el empleado en cuestión pidió una cita con el Cardenal y se le concedió enseguida, sin hacer preguntas.
-Pero yo no sabía nada hijo, me sorprendés…- aseguró el Cardenal Bergoglio cuando el “echado” le narró sus cuitas.
-¿Por qué te echaron? ¿Quién fue?
El hombre salió de las oficinas cardenalicias sin trabajo pero con un auto cero kilómetro de regalo, convencido de que Bergoglio era un santo empujado por circunstancias ajenas a su control, rodeado de una caterva de asistentes maliciosos. La historia de ese despido es repetida hasta por los empleados de seguridad de la curia porteña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario